viernes, 29 de octubre de 2010

Mi Ezeiza


(Las comparaciones son odiosas. Ya lo sé. No importa.Sepan disculpar)

Te esperaba ahí.
Si, ahí, en Córdoba y 9 de julio, esperaba para verte. Grité la marcha, hasta romper la garganta.
Lloré.
Pasaste enfundado en una bandera argentina. Como un buen patriota.
Atrás venía Cristina. Apoyé una mano sobre el parabrisas, para transmitirle todo mi amor y mi fuerza. Ella la apoyó tambien.
Me desarmé.
Una mano me levantó y me gritó: ¡Vamos compañero carajo, vamos adelante que hay que seguir!
Corrí. Corrí. Iba al lado tuyo, Néstor. Corría, lloraba y te decía cosas. Ni me acuerdo qué.
Av.del Libertador Gral.San Martín. No puedo respirar.
¿Cómo llegué acá?
La marea humana venía a paso firme, redoblado.
Otra vez la arenga: ¡Vamos compañero, Néstor se merece que lo banquemos hasta la última consecuencia!!
Empiezo a caminar. ¿Hacia adónde? Si no hay acto, ni convocatoria, nada.
La lluvia incesante e impiadosa enjuaga mis lágrimas incontenibles.
Miro a mi alrededor. Chicos.Chicas.Pendejos de 18 años. Llorando. Cantando. Creyendo por primera vez en sus sueños, en sus reivindicaciones. Hay alguien que les devolvió la política, las ganas de transformar la realidad.
Sigo mirando a mi alrededor. Laburantes. Ropa de grafa. Rostros desdentados. El diario gratuito ahí, enrollado en su mano elevada, cantando por Néstor. Ellos lloran también. Hoy están huerfános, como el día en que murió Evita y el que murió Perón.
Todos nosotros, los que le espetamos el rostro de la patria sublevada a los gorilas oligarcas de la Av.Libertador,lloramos, caminamos, corremos, sentimos la ausencia.
Seguimos caminando.
Mas lluvia.
Sigue el dolor.
Y cantamos con los dedos en V. Cantamos por Néstor. Les advertimos que guai si tocan a Cristina.
No puedo mas. Se me sale el corazón por la boca. Y en ese momento recuerdo los pibes marchando a Ezeiza, en 1972, abajo de la lluvia, a recibir al General.
Siento que estoy entrando en la historia. No de manera personal, sino formando parte de un colectivo, de un sentimiento profundo por haber recuperado la dignidad, la conciencia solidaria, la fe.
No sé, no hubiera caminado ese trayecto de manera racional.
Sentí que había que seguir al pueblo. Que era mi deber de argentino y militante de este proyecto transformador.
Apenas piso el suelo del aeropuerto y veo el avión en que te vas, Néstor.
Estoy exhausto. Sin aire.
Pero levanto los dedos en V.
Y lloro.
Inmediatamente imagino el futuro: pienso dentro de un par de años, cuando me hija me pregunte por este momento, le voy a contar lo siguiente: Hijita, hubo una vez un patriota argentino que me devolvió las ganas de luchar por un país mas justo, mas libre, mas soberano!
Y vuelvo a llorar, Néstor.
Pero esta vez de alegría.
Porque vuelvo a sentirme vivo.
Me devolviste la fe.

11 comentarios:

Marcela Fumale dijo...

Dieguito, sigo llorando, desde la foto hasta lo que escribiste es tan representativo de lo que venimos viviendo estos días!!!
Te mando un abrazo inmenso!

Eduardo dijo...

muy buena publicación! te felicito!
besos
Eduardo

CARINA dijo...

Te imagino ahí y veo tu pasíón de siempre. Creo que con esto que escribiste cierro tres días de llorar y leer y leer y llorar y no parar de llorar. Abrazo grande Diego!

MOO dijo...

Diego, en el relato final de estos tres días, ¡como coincidimos en sentimientos!, tu escrito de hoy, el mío de ayer, el del Conu, el de tantos cumpas, abren una esperanza. Las perdidas son duras, pero nos sobra coraje para levantarnos. Un fortísimo abrazo, cumpa

Maitena dijo...

Emocionante Diego, como decís vos y decimos todos, inmenso dolor.

los caniches de perón dijo...

Diego: yo se que no es necesario pero te pido permiso para pubicar este hermoso posteo en los caniches.
Esto tan desde las tripas habla por nosotros.
Gracias cumpa, un abrazo enorme!!!
El Chino.

La Pampa Peronista dijo...

Diego, te mando un abrazo. Estuvimos los dos despidiendo a Nestor, y no nos pudimos ver. Ya nos veremos y nos fundiremos en un abrazo.

Nestor, es el Perón de mis viejos, la evita de mis abuelos.

Un abrazo.

Daniel Mancuso dijo...

hermoso, Diego, todos sentimos lo mismo, estamos hermanados en el dolor y en la esperanza, fuerza compañero, abrazo

gem dijo...

Diego tambien estuve en ese mismo lugar con mis amigas de Carta Abierta, que pasíon había allí, que necesidad de decir estamos acá Néstor, te vinimos a despedir, y Fuerza Cristina!!! caminamos detrás del cortejo pero solo llegamos a Libertador, nunca lo olvidaré.

Pibe Peronista dijo...

Demoledor !!! Un abrazo. Sugerencia: imprimilo, ensobralo y guardalo para que la nena lo lea dentro de unos años

Silvia Ca dijo...

Hermoso...no puedo decirte mas.
Sos mi compañero. Te abrazo en esta perdida pero te digo como esos compañeros desconocidos: Vamos negrito, vamos por la Patria!!!