lunes, 21 de noviembre de 2011

Otra triste opereta de los tres tristes troscos


Desde hace varios días, un colectivo de prensa denominado Las Redacciones estuvo haciendo declaraciones en la red social Twitter sobre un supuesto hecho de "censura" al trabajador Dario Aranda y sus crónicas sobre la muerte del joven campesino en Santiago del Estero, tratando de generar un hecho político que le niegan sistemáticamente las urnas.
Aquí, la aclaración del diario publicada el día de hoy en su página web:

Insólita denuncia de censura

Una curiosa e intencionada denuncia de censura apareció en las últimas horas en algunos circuitos de las redes sociales. Según se repite, este diario habría eliminado con oscuras intenciones dos párrafos de sendas notas de uno de sus colaboradores, Darío Aranda, dedicadas a informar sobre el asesinato de Cristian Ferreyra, militante del Mocase-Vía campesina de Santiago del Estero.

El primer párrafo es “el Movimiento Nacional Campesino Indígena (MNCI), donde militaba Ferreyra, enumeró cuatro niveles de responsabilidad: el modelo agropecuario, el gobernador Gerardo Zamora, el Poder Judicial provincial y el Gobierno Nacional.” El segundo: “El gobernador Gerardo Zamora, que no respondió los llamados de este diario, va por su segundo mandato y denominó a la provincia como ‘la capital nacional del kirchnerismo’ luego de obtener en las últimas elecciones el 82 por ciento de los votos. Se autodefine ‘radical k’. El Mocase lo señala –en cuanto a la represión al campesinado—como la continuidad del juarismo.”

La “denuncia” pierde todo sentido cuando se observa que en las mismas notas a las que se hace referencia, o en otras que este diario dedicó al tema desde el viernes (cuando se conoció la noticia) hasta hoy (cuando se tomó conocimiento de la “denuncia”), se publicaron en reiteradas oportunidades expresiones de similar tenor. En realidad, Pagina/12 realizó la más extensa cobertura ofrecida por un medio nacional sobre el tema. A continuación, se ofrece solo una pequeña muestra de ello:

• “El Mocase-VC emitió un comunicado: ‘esto ocurre con complicidad y alevosía de parte de las autoridades provinciales y funcionarios del Poder Judicial e instituciones como la Dirección Provincial de Bosques, que autorizó desmonte en un lugar donde viven familias campesinas indígenas de varias generaciones. A todos ellos los hacemos responsables del asesinato de Cristian.”

• “Las autoridades de la Casa de Santiago en Buenos Aires ofrecieron dialogar con delegados del Movimiento Campesino. ‘Nos dijeron que no tienen poder de decisión. Les dijimos que vamos por la cabeza del gobernador, es el responsable del asesinato de campesinos’, dijo Adolfo Farías, vocero del Movimiento Nacional campesino Indígena. Desde la Casa de Santiago del Estero no respondieron a los llamados de Página/12. Luego, Farías responsabilizó a ‘gobernadores, jueces y empresarios (que) arrasan el monte y matan a campesinos para implementar políticas neoliberales sostenidas por el gobierno nacional’ y advirtió que ‘si no hay justicia arderá el norte provincial y habrá otro santiagueñazo’.”

• “’Somos once centrales campesinas, más de diez mil compañeros organizados, con organización de base.’ Con esas palabras se presentó ante la asamblea de Carta Abierta que se realizó en la Biblioteca Nacional Adolfo Farías, integrante del Mocase-VC, quien, al hablar del crimen de Cristian Ferreyra, apuntó al gobernador de esa provincia, Gerardo Zamora, por su vinculación con los terratenientes más concentrados de esa provincia. ‘Zamora tiene muy buen discurso hacia afuera. Habla muy bien de las políticas del gobierno nacional. Pero hacia adentro tiene acuerdos con la Sociedad Rural’, aseveró. ‘Tiene que quedar claro que no es que con Zamora se potencian las políticas del gobierno nacional’, agregó.”

• “El abogado de la APDH hizo responsable por lo ocurrido ‘al gobierno provincial, porque el problema con el empresario Ciccioli y su grupo armado comenzó hace ocho meses’.”

• “Claudio Lozano comparó la represión en Santiago del Estero con la sufrida por la comunidad qom de Formosa el 23 de noviembre del año pasado ‘porque tienen la misma matriz de gobiernos provinciales aliados al gobierno nacional que privilegian el avance de un modelo de agricultura industrial que vulnera los derechos de campesinos e indígenas’.”

• “Vanina Bassetti, del MNCI, recordó que ‘los agronegocios impuestos por los transnacionales del agro, con la soja y los desmontes como banderas, son los primeros enemigos de la vida campesina. Mientras siga este modelo, seguirán reprimiendo a campesinos e indígenas que luchan’. Marcelo Otero, del Mocase-VC, dijo que esperan ‘algún pronunciamiento del gobierno nacional’.”

• “El CELS, mediante un comunicado, reclamó el esclarecimiento y la sanción a los responsables y que ‘tanto el Estado provincial como el federal adopten las medidas necesarias para garantizar la integridad de las personas que se organizan en reclamo de sus derechos por el acceso a la tierra’.”

• “El grupo de sacerdotes católicos identificados como ‘Curas en la opción por los pobres’ escribió una carta abierta a la presidenta Cristina Fernández a raíz de la muerte del dirigente del Mocase Cristian Ferreyra. Dicen los curas que ‘los atentados –¡una vez más!– contra las comunidades Qom en Formosa, y ahora contra campesinos del Mocase, en Santiago del Estero, con la muerte de Cristian Ferreyra, no nos permiten callar. En especial, porque todo eso tiene su origen en gobiernos provinciales que afirman ser afines al gobierno nacional. Precisamente un gobierno que se enaltece, y lo reconocemos, por no reprimir la protesta social’.”

Como se dijo, estas citas son sólo una muestra de lo publicado, que incluyó, además de la información, las opiniones de numerosas agrupaciones políticas y sociales y de dirigentes de los más variados partidos políticos. Tan "oscuras" fueron las intenciones del diario al “censurar” esas notas que resulta difícil explicar porqué publicó en repetidas oportunidades los mismos conceptos supuestamente “impublicables”. Si queda alguna duda sobre la cobertura realizada, se puede revisar en la página web de Página/12 todas las notas editadas desde el viernes hasta hoy. Creemos que son suficientes para aventar cualquier sospecha acerca de la “denuncia”.

3 comentarios:

Saberes Libres dijo...

Habría que ver desde la opinión propia de dario aranda si realmente es una fantasía de troscos o una realidad sobre censura, solo basta con meterse en el blog de aranda para constatar que la censura esta presente.
http://darioaranda.wordpress.com/2010/11/28/%C2%BFderechos-humanos/

nomade dijo...

La militancia política del si-mismo

Dario Aranda sigue promocionando su papel histérico de periodista censurado y para tal fin no tiene problemas en hacer uso estratégico-político inescrupuloso del nombre de muertos. Si algo va a caracterizar a los Ferreyras asesinados en los conflictos políticos de principio de este siglo será el de terminar en los carteles proselitistas o en la cartelera comercial de los vendedores de libros románticos.
Venderse como redactor perseguido de frases peligrosas y desestabilizadoras, es una consecuencia directa del vedetismo lanatiano de ciertos militantes políticos de si mismos. Es importante ver como el Aranda-nos dice en una entrevista http://www.brujulacomunicacion.com/index.php/component/content/article/254-dario-aranda-qel-periodismo-tiene-que-dejar-de-alegar-obediencia-debidaq.html que : "sentí mucha vergüenza ajena fue un cable de la agencia TELAM del día viernes, titulado “La muerte de un campesino en santiago del estero fue por una disputa entre vecinos”. Así como el titular de Clarín tras la muerte de Kosteki y Santillán fue “La crisis causo dos nuevas muertes”, este es terrible y tiene que ir a todas las universidades y escuelas de periodismo del país y la verdad que eso no es periodismo militante". Miren ustedes como dice la nota que Aranda-nos cita en el rosario de afirmación que opera a su favor: "18 de Noviembre - 15:15hs
Según la policía
La muerte de un campesino en Santiago del Estero fue por una disputa entre vecinos".


En el primer parrafo dice:"El parte oficial de la policía sobre la muerte del campesino Cristian Ferreyra consigna que falleció en el marco de una disputa entre lugareños de parajes vecinos, que varios de los involucrados en los hechos ya están detenidos y que sobre el autor del disparo también existe una orden de arresto" No dijo nada de la referencia al uso de la fuente que hace la redacción de Telam al momento de utilizar esta nota como prueba a su del intento conspirativo de silenciamiento político. Aquí está la nota, juzguen por ustedes mismos: http://www.telam.com.ar/nota/7745/
Y todo esto en tiempos en los que la versión que pueda llegar a operar interesadamente Telam y Página12 carecen totalmente de eficacia manipulativa. La red telemática impone su norma mostrando la imposibilidad de ejecutar la censura al viejo estilo: escondiéndolo todo, poniendo un velo a lo prohibido; y habilitando al mismo tiempo una nueva noción de censura que, a diferencia de la anterior, tiende mas a mostrar, a hacer visible la información de manera excesiva, al nivel del aturdimiento y la saturación, de aquello que se pretende mantener bajo secreto.
Esto deja al victimismo auto-proclamado en el lugar del acting histérico, al que también se le puede extraer renta política personal. Algo que por cierto no sucede solamente en los partidos políticos: también se da en los movimientos sociales. Interpreten esto como ustedes quieran.
http://elblogyelello.blogspot.com/2011/11/la-schoklendermania-look-y-el-uso.html

nomade dijo...

Cuando la censura se ha tornado insostenible desde el punto de vista del bloqueo efectivo de la información, de la prohibición explícita a ser publicada y tiende a tomar el camino inverso: no el de la supresión sino el de la sobreinformación y de la hiperpublicación de informaciones que, paradójicamente, terminan ocultando a otra información ya publicada -es decir, no prohibida-,resultan entonces suceptible de sospecha no sólo la denuncia de censura de un periodista de página 12 tras el crimen de Cristian Ferreyra, sino también el cúmulo de discursos de adhesión que terminaron hablando mas de la presunta censura de Dario Aranda que del crimen de Ferreyra y de la situación de su familia y del movimiento político al que pertenecía. La saturación informativa vinculada al problema laboral no resuelto por un periodista de página12 terminó siendo la estrella de la tragedia.