jueves, 28 de abril de 2011

El límite es éste


Todo bien si bancás a Ricardito, si te gusta Mauri, si adorás envenenarte desde la primera hora de la matina con Clarín y TN, si te gusta el plan del Colo, o la mar en coche. Todo bien.
Pero el límite son los milicos y los 30.000 compañeros desaparecidos.
¿A que viene este introito?
Pues bien, una pequeña experiencia personal en el día de hoy: resulta que estaba hablando por teléfono con mi amigo el Turko cerca del ascensor del piso de mi laburo. Hablabamos de actividades a realizar, chismes políticos, etc. (para ello salgo de la oficina, ya que la comparto con un compañero ex maoísta que día a día trato de hacerle reconocer las bondades del modelo N&P).
En fin, siguiendo el relato con el Turco, de repente veo a un tipo en una actitud rara, escondiendo una birome con la cual había escrito algo en la pared donde está el llamador del ascensor. Me pareció ver un movimiento raro.
El tipo, al llegar el ascensor, se mete rapidamente. Yo me acerco rapidamente a ver lo escrito. ¿Y que decía? Pues bien: el grafitti rezaba: "Cristina Montonera".
Y me deschaveté. Me puse como loco.
Veo la puerta que se cierra, y cual Terminator 2, meto la mano en la puerta y la vuelvo a abrir, para espetarle a este tarado: -Que pedazo de gorila sos eh?
A lo cual el chabón se hace el pelotudo. Y le digo: Si,vos hermano, que carajo venís a escribir "cristina montonera".
Y el cobarde me dice: -Si yo no escribí nada.
-Encima de servicio sos cagón-le grito.
-No me insultés
-Te insulto todo lo que quiero, milico cagón, que cagón de mierda sos- a los gritos ya-
-No me insultés, yo no escribí nada
-No tenes huevos para bancar lo que escribís, cagón de mierda. Qué carajo venís a escribir acá, servicio!
Y el ascensor cierra la puerta y baja.
A todo esto, con mis pulsaciones a mil, me doy cuenta que el Turco estaba del otro lado de línea, y digo:-Hola, estas ahí? y el turco se cagaba de la risa. Fue testigo auditivo de toda mi sacada, ja.
Luego le pedí mil disculpas a la compañera ascensorista que se quedó helada en el momento (pero después me bancó, jeje).
A estos cobardes hijos de puta hay que seguir escrachándolos, son pocos pero siguen dando vuelta.
Por eso lo del límite.
Y si, Doña Rosa, cada vez mas crispados.

9 comentarios:

MOO dijo...

que ascensor Tete!!, bien ahí Diego, abrazo de aguante

Pibe Peronista dijo...

Qué prejuicioso Diego! Y si el muchacho se refería a Cristina Lemercier? Seguimos con la intolerancia, montoneros de mierda!

Silvia Ca dijo...

Vos sos de la patota sindical?
Haces bien, no hay que comerse ni una!
Bien Cripados, asi somos, asi moriremos.Abrazo

Adal El Hippie Viejo dijo...

bien, aguante compañero !

saludos a Todos

Adal

Tito Rosé dijo...

Asi se hace viejo. Yo tambien estoy harto.5x1

Unfor dijo...

El sector: "cagones", es el que trabajó para los milicos, así de canuto, solapadamente, mandando al frente a los que luego la mano de obra pesada, chupaba.

ElOtroCampo dijo...

ah, y escuchen esta: hoy, la compañera ascensorista me dijo que cuando cerró la puerta, el sorete este dijo: Así son todos estos montoneros!! increible pero real!

Unfor dijo...

Qué hijo de... jaja.

Radio Dos dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.